Guerrilleros: Agustín Remiro Manero

Antonio TÉLLEZ

Agustín Remiro Manero

Agustín Remiro Manero

Agustín Remiro Manero fue detenido en Portugal el 23 de enero de 1941, donde había llegado la víspera, procedente de Francia, después de cruzar España clandestinamente, portador de documentos secretos destinados a la Embajada británica de Lisboa.

Después de ser duramente interrogado por la Policía Internacional de Defensa del Estado, la tristemente célebre PIDE, el día 26 fue conducido esposado a la frontera y entregado, en Valencia de Alcántara (Cáceres), a las autoridades franquistas.

Un consejo de guerra celebrado en Madrid, el 27 de abril de 1942 lo condenó a la pena de muerte.

En una carta escrita en la cárcel poco antes del proceso, Remiro decía: Si me condenan pienso jugármela antes de llegar al piquete. Un abrazo fuerte.

Remiro era hombre de palabra. El 21 de junio de 1942, cuando se celebraba la misa, intentó una fuga desesperada de la cárcel madrileña de Porlier. Descubierto cuando acababa de pisar la calle, fue perseguido y tiroteado por una patrulla. Herido, se refugió en una casa no muy lejana del establecimiento penitenciario y, cuando iba a ser capturado por sus perseguidores, se arrojó a la calle por una ventana del cuarto piso. Remiro no murió por efecto del golpe, pero un oficial se acercó a él y le descerrajó un tiro en la cabeza. Así terminó su vida de infatigable luchador cuando todavía no había cumplido 38 años. Sigue leyendo

Anuncios