La Compañía de Teatro del Pueblo. Un ensayo de teatro revolucionario en 1937

Francesc FOGUET

«Vosotros la traicionáis poco a poco…, cada día… , a cada hora… No sólo con vuestros planes…, los planes de un estado incipiente… , sino con vuestras maneras y aspavientos…, con vuestro sistema, con vuestras espuelas y galones…»

¡Venciste, Monátkof! (lrina, Acto III, Escena 2)

178139_cntpresentafoUna de las iniciativas más interesantes del Sindicato de la Industria del Espectáculo (SIE) de la CNT, en tiempos de guerra y revolución (1936-1939), fue la creación de la Compañía del Teatro del Pueblo (verano de 1937). La dirección del proyecto se puso en manos del anarquista argentino Rodolfo González Pacheco con la intención de marcar nuevos rumbos en la escena española y, al mismo tiempo, convertirse en la síntesis de una epopeya similar a la vivida en las calles de Barcelona.1 González Pacheco era ampliamente apreciado por su labor revolucionaria dentro y fuera del teatro y gozaba de una buena reputación en el anarquismo catalán desde los tiempos del Noi del Sucre y su dirección de Tierra y Libertad durante los primeros años diez. Así, ultimados los preparativos, la noche del domingo del 18 de julio de 1937, primer aniversario de la Revolución, la compañía representó la obra ¡Venciste, Monátkof!, de Ignacio Steimberg,2 con traducción de Cristóbal de Castro, dirección escénica de Guillermo Bosquets y escenografía del pintor Gustavo Cochet, en el Teatre Circ Barcelonés. Este ensayo de «teatro experimental» respondía a la necesidad de aquietar las críticas que el sindicato había recibido por parte de diversos sectores contrarios a la socialización de los espectáculos. Con la presentación de la obra de Steimberg, el SIE pretendía, de hecho, ofrecer una alternativa escénica renovadora que sirviera de prueba y de trampolín, y afianzar sus posiciones en unos momentos particularmente críticos, ¡después de los acontecimientos de mayo del 37! Sigue leyendo

Anuncios